Buenas prácticas… que tú me has contado

En esta entrada quiero compartirte algunas de las buenas prácticas que muchos nos habéis compartido. Lo único que he hecho ha sido clasificarlas… y poner las que son representativas de lo que nos habéis dicho. Espero que sean útiles…

Mantén el contacto con el equipo, con dos objetivos:

  • Cercanía con los compañeros de trabajo
  • Seguimiento a proyectos en marcha.

    “Hacer cafés virtuales con mi equipo para romper la rutina y contarnos nuestras cosas como lo haríamos normalmente en la oficina”.
     
    “Me ayuda empezar el día haciendo un café de socialización con el equipo. Para temas puntuales, intento hablar todos los días con cada miembro de mí equipo, aunque sean unos minutos, siento que así estamos más cercanos y estoy cuidando la complicidad y el espíritu de equipo.”

Designa un lugar específico como sitio de trabajo, con dos objetivos:

  • Ergonomía, comodidad, concentración 
  • Crear una barrera psicioólica: cuándo estoy trabajando y cuándo no.

“Tener mi sitio para trabajar con buena luz.  También me ayuda separar la zona de trabajo de la de vida habitual.
 
“He creado un espacio de trabajo independiente y lo he habilitado a modo de oficina, no entrando en él en los momentos en que no estoy trabajando para separar mentalmente la rutina de trabajo de la rutina personal.”

Al final del día: desconecta. Es importante, aunque en las circunstancias actuales esto puede ser más difícil.

“Priorizar mi estado mental me ayuda a sentirme mejor. Por eso pongo una hora a la que me obligo a apagar el ordenador y preparo un plan de qué hacer que no esté relacionado con el trabajo. Tener un plan para hacer después del trabajo me ayuda a desconectar. La semana pasada planeé hacer limpieza de una habitación u otro tipo de trabajos en casa”.
 
“Dejo tiempo suficiente para jugar con mis hijos todas las tardes también de manera que cuando sea hora de trabajar, trabajemos todos y cuando se descanse, descansemos todos. Organizar el día y buscar rutinas siguiendo franjas de horarios iguales para toda la familia, nos ayuda a concentrarnos cuando es necesario y ‘desconectar’ para poder conectar después”.
 
Haz ejercicio físico.  

 “Me he puesto como rutina nueva, levantarme a primera hora para hacer ejercicio. Así estoy más despierto cuando empiezo a trabajar, me da energía y además me facilita el afrontar el día ya que sé que voy a estar sentado muchas horas”.

“Dedicar un rato al día a hacer ejercicio físico. He encontrado unos videos de Pilates y Zumba, que hago con mi hija todos los días. Hacemos ejercicio juntas y también desconectamos un rato”.

Leave a comment